El Tesoro de Oriente

Cuenta la gente sabia que hace muchos, muchos años había una bebida destinada a los emperadores. Esta infusión de cualidades increíbles y sabor especial se trataba de un té distinto, un té que se mimaba durante años dentro de barricas y que sólo se elaboraba en la región de Pu’er.

Gracias a sus múltiples beneficios este té consigue escapar de la exclusividad imperial para llegar al pueblo y muchos siglos después, consigue llegar a Occidente como el té más enigmático y de propiedades sorprendentes.

En la Petite Planèthé os invitamos a conocer el Tesoro de Oriente: el té Pu Erh, también conocido como té rojo, y su característico sabor milenario con notas de madera y cuero.

El Pu Erh se convierte en un gran aliado para recuperar el equilibrio y mantenerse sano ya que posee un gran número de propiedades (reduce el colesterol, es digestivo, desintoxica y depura…) y una de las más conocidas y que más fama le da, su efecto “quemagrasas”.

¡A disfrutar cuidándose!